El fin de la carrera tecnológica en los smartphones

Desde que apareciera el primer smartphone que plantara cara al iPhone de Apple, lo que han pretendido los fabricantes, primero con Android y después con Windows, ha sido competir por presentar cada año el smartphone más potente y con las mejores prestaciones.

Paralelamente Apple se ha limitado a ir a la estela de Samsung o HTC, como marcas referencia en la categoría Top de smartphones con Android, en lo que se refiere a potencia bruta de hardware, pero ese es otro debate que no toca ahora.

Yo mismo me volvía loco cada vez que se presentaba alguno de esos smartphones. Primero con el Galaxy S2, más tarde con un HTC One X. Y como no me entraba en la cabeza gastarme 600 euros cada año en un smartphone nuevo, veía como iban saliendo nuevos terminales con especificaciones estratosféricas y características que los hacían ser deseados por tantos.

Era espectacular como cada año evolucionaban, tecnológicamente, esos aparatos. Dual Core, Quad Core y Octa Core en cuestión de meses. Aparecían las pantallas QHD en superficies ridículas. Pero poco a poco se iba viendo el techo de esa progresión. Sin más, era insostenible.

Ahora es cuando termina el ciclo de vida natural para mis smartphones. 2años. Bajo mi punto de vista, comprando un terminal tope de gama y gastando alrededor de 500 o 600 euros, tiene que durar por lo menos eso, 2 años.

Pero por muy bonito, potente y diferente que sea el tope de gama de cualquiera de las marcas que producen smartphones hoy en día, me parece una animalada comprarme un aparato con pantalla de 5 pulgadas QHD, procesador Octa Core, 3 GB de RAM y cámara de 32 MP. Básicamente por una pregunta que me viene a la cabeza cada vez que veo uno de esos: “¿Para que me voy a gastar 650 euros en un smartphone con esas características, pudiendome comprar uno por 180 con especificaciones más que suficientes?

Y estoy convencido de que igual que yo piensa mucha más gente. Hay smartphones con Quad Core, 1 GB de RAM, pantalla de 5 pulgadas 720p,… por 180, de marcas respetables y que ofrecen algo que es mucho más importante que todos los cores del mundo, el soporte. Motorola, por ejemplo, tiene el Moto G y después de pocas semanas ya ha sacado actualización para Android 5.0. Ninguna marca de la élite puede decir eso.

Para mi la escalada de prestaciones en los smartphones se ha acabado. De ahora en adelante las marcas tendrán que luchar por inovar y ofrecer otras cosas al consumidor para destacar y conseguir ese sector de mercado que le hará obtener mayores beneficios.

Yo, de momento, no fabrico móviles y lo que voy a hacer es comprarme un Motorola Moto G.

One comment on “El fin de la carrera tecnológica en los smartphones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *